¡Más productividad!

Mayor productividad comercial y de gestión con optimización web y crm

¡Más productividad! - Mayor productividad comercial y de gestión con optimización web y crm

Productividad mal entendida

Tras leer el artículo de FernandoProductividad mal entendida” no pude por menos que responder con un comentario en su blog, para dar un contrapunto necesiario: la conversación estaba cayendo en la típica crítica de cafetería (con todo el respeto a mis tertulianos), en la que se parcializa demasiado un punto de vista, y se buscan más escusas que opiniones fundamentadas.


Organigrama de empresa española

Organigrama de empresa


Mi comentario (aquí un poco más ampliado) fué así:

En el país de la menor productividad europea (España), hablar de productividad es mencionar a la muerte en casa del difunto. Y eso es lo que pasa con este artículo y los comentarios.

Como novata de la productividad que es España, caemos en la crítica inconsciente. Recuerda que (re)inventamos el “vuelva usted mañana“, “que inventen ellos”, la picaresca, el PER, la cultura del pelotazo, y otras artes para eliminar todo esfuerzo posible. Eso sí, somos los primeros consumidores de cocaína, y no para aguantar más producción. No lo digo yo, lo dicen las tozudas estadísticas (que seguro están manipuladas por un complot internacional anti español) de la Unión Europea y la OCDE: España está muy atrasada en productividad respecto a su PIB. Y ese PIB que hemos “lucido” se ha debido al pelotazo del ladrillo, como vemos por las cifras de paro en construcción y afines.

Mientras sigamos en eso de si “son galgos o podencos”, nos ha pillado el toro de la crisis, y en vistas de la falta de cambio de mentalidades, posiblemente tengamos que pasar una laaarga crisis antes de que el todopoderoso dios ladrillo vuelva a crecer y salvarnos AMEN.


mascotas-conejo


Relajémonos pues, que el estrés de la productividad mal entendida no es bueno, y disfrutemos de este espléndido país que tenemos: sol, playa y cervecita, y que produczan otros, que ya estoy estresao de escribir, y seguro que en escusas mil sí que tendremos productividad. Luego nos quejaremos si vienen extranjeros a comprar nuestras empresas, casas y a mandarnos cómo trabajar más productivamente para ellos, o nos echarán. Dejo pues la fábula de Tomás de Iriarte mientras llega lo que sea:

Tomás de Iriarte
LOS DOS CONEJOS
Por entre unas matas,
seguido de perros,
no diré corría,
volaba un conejo.
De su madriguera
salió un compañero
y le dijo: «Tente,
amigo, ¿qué es esto?»
«¿Qué ha de ser?», responde;
«sin aliento llego…;
dos pícaros galgos
me vienen siguiendo».
«Sí», replica el otro,
«por allí los veo,
pero no son galgos».
«¿Pues qué son?» «Podencos.»
«¿Qué? ¿podencos dices?
Sí, como mi abuelo.
Galgos y muy galgos;
bien vistos los tengo.»
«Son podencos, vaya,
que no entiendes de eso.»
«Son galgos, te digo.»
«Digo que podencos.»
En esta disputa
llegando los perros,
pillan descuidados
a mis dos conejos.
Los que por cuestiones
de poco momento
dejan lo que importa,
llévense este ejemplo.



Suscríbete para recibir contenidos exclusivos


Tag:

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.

Page optimized by WP Minify WordPress Plugin