¡Más productividad!

Mayor productividad comercial y de gestión con optimización web y crm

Echando el vuelo a trabajos mejores

Gestiónate tú mismo o estás perdido… y ayuda a tu empresa

Estos últimos días me estoy quedando gratamente sorprendido de las decisiones de algunos conocidos, amigos y algúno desconocido, que están tomando decisiones valientes en sus vidas.

 

Echando el vuelo a trabajos mejores

Echando el vuelo a trabajos mejores

La mayoría de esas decisiones se refieren a cambiar de trabajo. Echando a volaro desde el actual puesto de trabajo, buscando empresas o tierras mejores. ¿Puede que se equivoquen? Sí. ¿Puede que si se quedaran dónde estaban la equivocación sería mayor? Seguro… El miedo y la frustración está demostrado, producen daños en la salud en general, y en el cerebro en particular.

Los he visto trabajar muy duro a mi lado, codo con codo, días, semanas, meses, algunos hasta años. Y he visto cómo no se les valoraba el esfuerzo, cómo los jefes los usaban como gambas: se quedaban lo bueno y despreciaban los malo, los errores, que no eran suyos. O incluso peor…

Pero vamos a hablar en positivo, que se trata de ir hacia adelante.

Ellas y ellos han decidido cambiar su trabajo, y eso hoy en día, en España tiene triple mérito:

  1. Con obligaciones desde pagar facturas, a familia, proyectos profesionales, o simple comodidad de “ir haciando”.
  2. Porque empezar desde cero en una nueva empresa es un doble esfuerzo, y un riesgo en muchos aspectos.
  3. Porque el mercado laboral está complicado, y si la cosa no sale bien encontrar otro trabajo es intrínsecamente más difícil. Esto no se aplica a algunos de ellos que vienen a Inglaterra a trabajar, pero tienen otros retos añadidos.

Seguro que sus decisiones tienen también una componente de hartazgo, de búsqueda de la excelencia que no encuentran en su ambiente habitual. Porque como sabemos nos convertimos en lo que nos rodeamos, ellas y ellos quieren algo mejor. La mediocricracia (de mediocres) no les va, la meritocracia sí. Como digo es un reto que no es para todos, pero éstos sí se saben preparados y sobre todo con la actitud para ello.

Son una señal más, de que sus empresas actuales, en unos días pasadas, no llegarán muy lejos, por muy grandes que fueran.

Algunas veces me he preguntado ¿por qué las empresas se hacen tan grandes y luego sucumben ante otras más pequeñas? Creo que comienzo a comprenderlo.

No es sólo acomodarse, es dejar escapar a los que pueden aportar más, y como un mal vino, se va decantando lo más pesado, hasta que sólo sirve de vinagre. Mientras el buen vino va envejeciendo bien, adquiere calidad, tonalidad y valor. Ese valor que saben aportar los que maduran lentamente y han sido cuidados, ahora sí, por sus empresas.

 

¿Y qué hago en mi caso?

¿Y qué hago si estoy en una empresas de esas que no mejoran pero no puedo escapar? Comienza a mejorar tú. Al mejorar tú mejoras también a tu empresa, tánto si te quedas como si te vas, y sobre todo mejoras tú. Siempre hay ese algo más que puedes hacer o aportar de calidad. Comienza a plantearte hacia dónde quieres ir, mejora tu curriculum o tu marca personal.

Finalmente encontrarás oportunidades, y si no, busca más allá de tu manoseada zona de confort, de lo que sabes hacer o de tu ciudad o país. No serías ni el primero ni el último, y lo sabes. Así que esa excusa tampoco vale.

Se equivocan los que dicen que el deporte nacional es el fútbol, o la fiesta nacional es el toreo. En mi humilde opinión, el deporte y la fiesta nacional es la queja, en equipo y a coro. Y así no se mejoran las cosas. Hay que actuar más y menos darle a la lengua. Y ahora me voy que también tengo cosas que hacer. ¡Hasta otra!

 

Posts relacionados

 


Suscríbete para recibir contenidos exclusivos


Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.

Page optimized by WP Minify WordPress Plugin