¡Más productividad!

Mayor productividad comercial y de gestión con optimización web y crm

¡Más productividad! - Mayor productividad comercial y de gestión con optimización web y crm

El éxito, la productividad y marketing del comportamiento

Por cambios profesionales, he tenido un pequeño parón en mis artículos. Pero ya estoy de vuelta, y traigo algunas ideas frescas que espero te inspiren. Ya me dirás en los comentarios.

De uso de un navegador a la productividad y el éxito

Te sorprenderá tánto como a mí, pero según un sólido estudio sobre trabajadores en EEUU, demostró que aquellos trabajadores que usan los navegadores web Firefox o Google Chrome, son más productivos y leales a la empresa.

¿Y por qué pensarás? Resulta que en el uso de estos dos navegadores va implícitos dos elementos importantes:

  1. El habérselos instalado uno mismo, o haberlo aceptado si te lo encuentras en el ordenador de trabajo. Esto ya requiere un (pequeño o gran) esfuerzo en sí.
  2. El aprender a usar otro navegador que no viene por defecto en el ordenador (Internet Explorer o Safari en el caso de Mac). Requiere un esfuerzo adicional.

Sé que sonará pueril, pero hoy en día una parte del trabajo de muchos pasa por navegar por Internet, buscando información, descargando documentos, o realizando transacciones. Quedarte con el navegador Internet Explorer o usar otro, en sí mismo ya es una decisión y tiene sus consecuencias.

Ciertamente el uso de un navegador no determina si eres buen o mal profesional, pero es un indicador que da pistas. Pero ¿hay más pistas? Sí y no te imaginas cómo las toman…

Si eres honesto, lo eres. Si no, entrénate.

Resulta que en otro estudio realizado en una gran empresa con trabajadores de telemárketing, contrataron a una consultoría para detectar los factores de productividad y permanencia de los trabajadores. No en vano cada trabajador que se quedaba costaba a la empresa unos 200.000 dólares. Sean pocos más o menos dólares, el motivo interesa y mucho a la empresa, y encontraron varias conclusiones interesantes:

1) Preguntarle a los candidatos si son honestos o no, no sirve.

Parece lógico pero estos americanos quisieron intentarlo así… Cómo vieron que no funcionaba, lo hicieron de otra forma: preguntaban si el candidato se consideraba capaz en cuestiones ofimáticas, y si sabía escribir rápido en el ordenador.

Entonces sí, al cabo de unas preguntas le hacían test de velocidad de escritura en teclado, y sobre copiar-pegar en Office. Los resultados no podían ser más esclarecedores: había dos grupos, los que eran diestros en ofimática y escritura, y los digamos… creativos. Gracias a este sencillo truco de test pudieron saber cual era de cada grupo.

2) Un buen supervisor/jefe vale más que el resto de incentivos

Tener un buen jefe es importante, pero esto no significa que los incentivos a los trabajadores no sirven Pero comprobaron también con este test al cabo del tiempo, que a medio plazo un buen jefe conseguía más productividad de los empleados que un mal jefe repartiendo buenos incentivos.

Aunque parezca lógico de entrada, parémonos a pensar: resulta que si una empresa no gasta mucho en incentivos, primas o subidas de sueldos a sus trabajadores, pero invierte en fichar y fidelizar buenos jefes, obtendrá una buena plantilla de trabajadores. No es algo a lo que estemos acostumbrados por nuestras tierras… pero tiene su lógica.

Reflexiones finales sobre el marketing del comportamiento

Hoy en día nuestro trabajo en particular, y nuestra vida en general se basa en tomar decisiones y en llevar a cabo el trabajo que ellas conllevan. Tomar decisiones no es una tarea fácil y normalmente implica usar varias disciplinas, pero en el marketing del comportamiento vemos que nuestra parte emocional toma la mayoría, si no todas las decisiones, que luego las justificamos con nuestro intelecto, o a veces ni eso.

En un mundo ideal, de humanos racionales el márketing no tendría sentido porque todo el mundo estaría informado de todas las opciones y sopesaría todas las variables según sus intereses en cada instante. Y seguro que en un universo paralelo es así.

Pero en nuestra vida diaria nuestro bien entrenado instinto, fruto de nuestras experiencias ya fueran éxitos o fracasos, nos ayuda a tomar decisiones rápidas y eficaces. Para las decisiones importantes nos tomamos más tiempo, nos informamos más y las sopesamos más. O al menos eso intentamos y creemos.

Las organizaciones, y sus gestores hacen lo mismo. Tienen toda su experiencia y conocimiento, además de otros colegas a los que consultan, para tomar rápidas decisiones en un mundo que cambia cada vez más rápido.

De la formación, entrenamiento y experiencia de cada uno depende al final, que tenga mayores oportunidades de éxito. Y al final, algo de suerte seguro que influye, aunque como dijo aquel, favorece a los que están más preparados. ¿O no?

 


Suscríbete para recibir contenidos exclusivos


Category: Productividad

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.

Page optimized by WP Minify WordPress Plugin