¡Más productividad!

Mayor productividad comercial y de gestión con optimización web y crm

¡Más productividad! - Mayor productividad comercial y de gestión con optimización web y crm

Cómo proteger tu privacidad en Internet (II): conceptos básicos

Ceder la vigilancia total al Estado es permitir lo que Stalin soñó: un sistema de control total del individuo. El individuo debe controlar su privacidad.

A 'nest' of surveillance cameras at the Gillet...

A ‘nest’ of surveillance cameras at the Gillette Stadium in Foxborough, Massachusetts (Photo credit: Wikipedia)

En éste artículo no voy a describir herramientas ni técnicas, sino que trato conceptos como “si no tengo nada que esconder por qué me he de preocupar” (falso). O “que espíen a usuarios de Internet sólo pasa en Estados Unidos de América” (falso).

La privacidad no sólo es un derecho legal, sino moral: tienes derecho a tu privacidad con tu email igual que con las cortinas de tu casa o con el bañador de la playa: nadie los puede quitar por tí, a menos que tú quieras y cuándo tú quieras.

Pero la privacidad como todo derecho, debemos estar dispuestos a usarlo, y a reclamarlo con todas nuestras fuerzas si alguien nos lo cuestiona o pone en riesgo. La alternativa es perder ese derecho.

 

¿Te has planteado qué significa perder el derecho a tu privacidad?

Para que te hagas una idea de lo que significa te pongo algunos ejemplos:

  • Imagina que cualquiera puede entrar en tu casa, sentarse delante de tu ordenador y leer todo lo que hayas escrito, mirar todo lo que hayas visto, ver tus fotos familiares. Seguro que no es una situación cómoda, y no porque hagas cosas ilegales, sino porque tú como persona tienes derecho a tu espacio físico vital. También tienes derecho a tu libertad, salvo lógicamente que infrinjas la ley. Y que no te engañen, los que infringen la ley hace tiempo que ya saben como evitar que los rastreen.
  • Ahora imagina que cualquier empresa puede ver tus transacciones del banco, tarjeta de crédito e incluso compras en metálico. No es que compres nada ilegal, pero la situación, además de incómoda, puede resultar molesta por las “ofertas” comerciales no deseadas que luego te lleguen.
  • ¿Y si se publica lo que ganas porque hay un filtrado de información que han recogido?
  • Y si vas por la calle y cualquiera tiene derecho a seguirte a medio metro de distancia, escuchar tus conversaciones de teléfono, con quién te ves y cómo trabajas.

Trapped #1

Trapped #1 (Photo credit: waltimo)

Todas estas situaciones que parecen lejanas, no lo son tanto, pues ya existen esos sistemas informáticos que realizan un seguimiento de ciudadanos españoles: tus llamadas, emails y movimientos con el móvil están siendo registrados, guardados y rastreados para que cualquier alarma avise de un comportamiento sospechoso. Así se contraviene la presunción de inocencia y se nos espía a todos, porque todos somos presuntos culpables, hasta que se demuestre que es cierto.

Todos somos presuntos culpables, hasta que se demuestre que es cierto

Creo que como ciudadanos debemos colaborar con los cuerpos y fuerzas de seguridad en todo lo posible, pero no debemos ceder nuestra intimidad: ceder nuestra privacidad es algo que va más allá. Es algo que nos aliena como personas, y nos pone en una situación de permanente estado de vigilancia, o vigilancia de Estado según se mire. Es ofrecer en bandeja lo que Stalin tanto deseó: el control absoluto de las personas, que tán bien fue reflejado en la novela 1984 de George Orwell.

big brother

La imagen de Big Brother de la película 1984 (versión 1984)   (Photo credit: Vince_Lamb)

Las consecuencias de perder la privacidad

La privacidad es como la confianza, una vez perdida (cedida) ya es dificil que te la devuelvan. Una vez expuestos tus emails, seas Urdangarín o fulanito, ya está hecho. Es cómo hacerle a alguien que no conoces y está lejos una transferencia de cierto dinero por error, a menos que sea una gran persona, lo habrás perdido.

La privacidad es como la confianza, una vez perdida (cedida) ya es dificil que te la devuelvan.

El poder cedido al estado no tiene límites, irá tomando más y más dependiendo de los dirigentes de turno y sus grupos de poder, por ello los ciudadanos, directos beneficiarios o perjudicados, debemos ejercer nuestra parte de control, y esta comienza en las urnas, pero sigue en nuestra vida diaria, con los derechos que queramos perder o queramos conservar. Es un esfuerzo explícito para mantener nuestra integridad moral y social.

España, que sufrió una dictadura y fuerte represión, el derecho a la privacidad sea aún de cierto tabú.

Puedo entender que en un país como España, que sufrió una dictadura y fuerte represión, el derecho a la privacidad sea aún de cierto tabú, sobre todo entre las personas de más edad. O la Inquisición, en la que por cualquier denuncia podían torturar y quemar a cualquiera. Pero entre los jóvenes y adultos la privacidad debería ser algo sagrado, que hay que cuidar y conservar, so pena de perder nuestra propia identidad y finalmente nuestra libertad.

Español: Monumento en recuerdo a las víctimas ...

Español: Monumento en recuerdo a las víctimas de la Guerra Civil española y la dictadura franquista en Loja, Granada. (Photo credit: Wikipedia)

Medios para proteger nuestra intimidad

¿Cómo un ciudadano de a pié puede proteger su intimidad? ¿Cómo puedo seguir teniendo una vida del siglo XXI y estar seguro? ¿Cómo hacer frente a las inversiones de miles de millones que estados como el español y estadounidense han hecho. Es más fácil y rápido de lo que parece.

Podemos realizar una pequeña lista inicial aquí (enlaces a un artículo anterior de éste blog):

Herramientas básicas de privacidad

Antivirus

Contraseñas seguras

Navegación segura mediante HTTPS

Búsquedas en internet: no más Google

Copias de seguridad en la nube

Envío y recepción de email

Hay otros elementos más complejos como si usas Windows tendrás “puertas traseras” que podrán ser explotadas por gobiernos y hackers fácilmente.

En próximos artículos veremos qué otras soluciones podemos usar, en caso que queramos tener mayor privacidad en nuestra vida personal o profesional.

Nota: éste artículo es la segunda parte de Cómo proteger tu privacidad en Internet (I)

Nota 2: ya está publicada la tercera parte de ésta serie Cómo proteger tu privacidad en Internet (III): seguridad perimetral


Suscríbete para recibir contenidos exclusivos


Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.

Page optimized by WP Minify WordPress Plugin